jueves, 4 de diciembre de 2014

INTERSTELLAR: la quinta dimensión de Nolan



                                                     Título: "INTERSTELLAR"
                                                     Ciencia ficción
                                                     Año: 2014
                                                     Duración: 169´
                                                     Director: Christopher Nolan
                                                     Intérpretes principales: Matthew McConaughey
                                                                                          Anne Hathaway
                                                                                          Jessica Chastain
                                                                                          Michael Caine
                                                                                          Matt Damon
                                                     B.S.O.: Hans Zimmer


    Como ya sabéis los que me conocéis un poco, no soy muy amigo de las grandes superproducciones, ni de los fuegos de artificio propios de "Hollywoodland". Es por ello que siempre que puedo trato de escapar de todo este tipo de películas y centrarme, en esencia, en disfrutar de mi querido cine europeo. Salvo alguna que otra excepción que, en este caso, se llama Christopher Nolan. Sí, el mismo que me desencantó con "Insomnio" (2002) y sus ansias de taquilla fácil o con "Origen" (2010) y su retorcida realidad onírica. Sí, lo sé, me lloverán palos por esta opinión sobre la que, hasta la fecha, era su joya de la corona, pero todo ello cambió con "Interstellar".

   No me malinterpretéis antes de tiempo. Mi relación con el Sr. Nolan es complicada. Quizás, motivada porque la primera película suya que vi fue "Memento" (2000), que sencillamente me maravilló y que, inexorablemente, condicionó mi opinión sobre sus siguientes obras. Aunque bien es cierto que con el "El Caballero oscuro" (2008) alcanzó unas cotas de éxito difíciles de superar, amén de hacernos disfrutar de la impecable actuación del malogrado Heath Ledger, que nos dejó al mejor Joker de la historia. Papel que se vio recompensado con el Oscar a mejor actor secundario en dicho año.



    La acción en "Interstellar" se desarrolla en un futuro bastante cercano, en un Planeta Tierra que se está quedando sin recursos, asolado por continuas tormentas de polvo que destrozan los cultivos y hacen casi insoportable el día a día. La educación centra sus esfuerzos en enseñar a los más jóvenes la profesión de granjero, pues los demás conocimientos resultan estériles en un mundo que se acerca a su fin.

   Cooper (Matthew McConaughey), un ingeniero y ex piloto de pruebas de la NASA, es ahora un reconvertido granjero que vive junto a sus dos hijos, Tom (Timothee Chalamet) y Murph (Mackenzie Foy) y su suegro Donald (John Lithgow). Pronto descubriremos que la relación entre Cooper y su hija es muy especial, quien además ha heredado de su padre su interés por el espacio exterior. A menudo Murph se queja de que en su habitación hay un fantasma que tira los libros de la estantería. Al principio, Cooper no da importancia a este suceso ya que piensa que es una forma más de llamar su atención. Pero lo cierto es que hay algo de enigmático en esa habitación. Un día, después de una tormenta de polvo que deja toda la estancia cubierta del citado elemento, Cooper descubre algo que cambiará para siempre su destino...

    Hasta esta parte de la trama apenas hay atisbo alguno del espacio, más que alguna vaga referencia al mismo. Será entonces cuando nos metamos de lleno en el corazón de la historia, casi por sorpresa, al igual que le ocurrirá a su protagonista. Descubriremos progresivamente conceptos como wormhole (agujero de gusano), ondas gravitacionales o Gargantúa, a través del viaje en la Endurance, la nave espacial diseñada para esta misión que cambiará el destino de la humanidad. En dicha misión, Cooper irá acompañado por Amelia Brand (Anne Hathaway), el físico Romily (David Gyasi), el geógrafo Doyle (Wes Bentley) y dos robots dotados de la más avanzada inteligencia artificial: CASE y TARS. Este último, con una gran importancia en el devenir de los acontecimientos.


   Una de las anécdotas que rodearon la película la protagonizó Anne Hathaway, quién reconoció en una entrevista que sufrió hipotermia durante el rodaje de la misma: “Sentí todo tipo de destellos extraños y las cosas estaban un poco nebulosas alrededor. Fue entonces cuando me di la vuelta hacia nuestro primer asistente de dirección y le dije: ‘Oye, yo no sé mucho acerca de la hipotermia, pero ¿sabes cuáles son los síntomas?

   Otro apunte curioso tuvo que ver con la dirección, ya que Steven Spielberg fue el primero en sonar para dirigir "Interstellar", pero tras encargar el guión a Christopher Nolan fue éste quien manifestó su deseo de dirigirla. No parece que lo haya ido del todo mal :)

   Entre los aspectos negativos de la película (que los tiene), destacaría la exagerada costumbre de Nolan de cortar los planos durante los diálogos de los personajes, lo que dificulta en gran medida seguirlos con la atención que merecen. Y otra cosa que me sorprendió negativamente fue la excesiva sonorización, por momentos, de la música que, aunque muy bella, llegaba casi hasta el punto de molestar a la hora de seguir las conversaciones. Y digo que me sorprendió porque soy un ferviente admirador de la música de Hans Zimmer y de su enorme contribución al panorama cinematográfico. Recordemos que ha sido el compositor de bandas sonoras de películas tan reconocidas como: "Rain Man" (1988), "El Rey León" (1994), "Gladiator" (2000), "Pearl Harbor" (2001) o la anteriormente citada "El caballero oscuro" (2008), además de un larguísimo etcétera, siendo ya habitual su colaboración profesional con las producciones de Nolan.  


    En síntesis, con esta película, el director profundiza en la naturaleza humana con el espacio como inevitable telón de fondo. Y no es un telón cualquiera, ya que "Interstellar" es posiblemente la obra más ambiciosa de ciencia ficción que jamás se haya creado. Resulta inevitable la comparación con "2001: Una odisea en el espacio", pero la principal diferencia con la película de Kubrick estriba en la búsqueda de respuestas. Nolan trata de cerrar el círculo y lo hace apoyado en los conocimientos de varios de los mejores astrofísicos del planeta. El resultado es sublime, aunque puedas (y debas) salir de la sala del cine con no pocos interrogantes, sobre todo si no eres ducho en la materia.  
  
   Y para terminar, no podría escoger una frase que ilustrase de mejor forma el mensaje de la película. La dice en cierta ocasión el Profesor Brand (Michael Caine): "El amor es la única fuerza que trasciende las dimensiones del espacio y del tiempo".   
  
   Feliz viaje a través de las estrellas, amigos. 


El amor es la única cosa que trasciende el tiempo y el espacio. - See more at: http://www.frasesdepeliculas.com.co/2014/11/frases-pelicula-interstellar.html#sthash.fUqbCoeM.dpuf
El amor es la única cosa que trasciende el tiempo y el espacio. - See more at: http://www.frasesdepeliculas.com.co/2014/11/frases-pelicula-interstellar.html#sthash.fUqbCoeM.dpuf


lunes, 1 de diciembre de 2014

EL MAGO DE OZ: En ningún sitio como en casa



                                                     Título: "EL MAGO DE OZ"
                                                     Fantasía. Musical
                                                     Año:1939
                                                     Duración: 98´
                                                     Director: Victor Fleming
                                                     Intérpretes principales: Judy Garland
                                                                                          Ray Bolger
                                                                                          Jack Haley
                                                                                          Bert Lahr
                                                                                          Frank Morgan
                                                     B.S.O.: Herbert Stothart


   Hacía muchísimo tiempo desde la última vez que tuve ocasión de ver esta joya del cine. Un icono que permanece inalterable a pesar de los 75 años que lo separan ya de su estreno, allá por el año 1939. Una película que ha hecho disfrutar a varias generaciones de niños (y no tan niños) y que nos sigue deleitando a los amantes del buen cine. Esta vez la he visto en V.O. y he podido disfrutar, más si cabe, del sentido de sus diálogos y de la magia de su atmósfera. Escuchar a Judy Garland mientras entona el ya mítico "Over the Rainbow" es algo que todo el mundo debería hacer alguna vez en la vida.

   La historía nos sitúa en la lejana, triste y polvorienta ciudad de Kansas. Allí, la joven Dorothy (Judy Garland) vive en una granja con sus tíos Henry (Charley Grapewin) y Em (Clara Blandick). Junto a ellos conviven también una serie de pintorescos empleados que trabajan en la granja, en diferentes quehaceres. Sin embargo, Dorothy únicamente siente el cariño de su pequeño Totó, su pequeño perrito al que la malvada Sra. Gulch (Margaret Hamilton) quiere hacer desaparecer, tras ser mordida por éste.


   Motivada por ello, Dorothy escapa junto a Totó para evitar que se lo puedan llevar. Sueña con poder vivir en algún lugar mejor, sobre el arco iris, donde los problemas no existan. Es entonces cuando se ve sorprendida por un gran tornado que hace volar la casa y, tras sufrir un golpe en la cabeza que la deja inconsciente, despierta en un fantástico mundo llamado Oz. Allí, descubrirá que hay una bruja mala que quiere acabar con ella (la Bruja Mala del Oeste). Pero Glinda, la Bruja Buena del Este (Billie Burke), la pondrá en el camino a Ciudad Esmeralda, un largo sendero de ladrillos amarillos que la guiarán hasta el gran Mago de Oz, al que podrá pedir su deseo de regresar a Kansas, junto a su familia.

   El camino no estará exento de peligros, pero en él conocerá a los que a la postre serán sus compañeros de fatiga: el Espantapájaros (Ray Bolger), que desea un cerebro para poder pensar, el Hombre de Hojalata (Jack Haley), que anhela un corazón con el que poder sentir y el León cobarde (Bert Lahr), necesitado del coraje que se le presupone, pero del cual carece. Todos ellos deciden emprender este camino junto a Dorothy, con la esperanza de ver cumplidos sus respectivos deseos. 

   Durante este cometido podremos disfrutar de fantásticas canciones interpretadas por los distintos personajes. Algunas de ellas rápidamente las recordaremos de haberlas escuchado en alguna que otra ocasión. Pero, sin duda alguna, la más conocida y reconocible es la de "Over the Rainbow". Tema que recibió ese año el Oscar a la mejor canción original y considerada como la mejor canción de la historia del cine por el American Film Institute. Fue escrita por Harold Arlen y E.Y. Harburg e interpretada por Herbert Stothart.

   El rodaje de esta película estuvo salpicado de múltiples anécdotas. Una de las más relevantes fue que la actriz Margaret Hamilton, que interpretaba el papel de la malvada Bruja del Oeste, en la escena en la que desapareció de Munchkinland, cuando se produce la explosión y las nubes de humo, sufrió importantes quemaduras y estuvo algún tiempo en el hospital. La causa pudo estar en el maquillaje empleado, a base de cobre. La propia Margaret, cuando regresó al rodaje, se negó a filmar la secuencia en la que la Bruja del Oeste vuela sobre una escoba humeante. Betty Danko, una actriz de doblaje, resultó severamente herida al filmar la escena.

   En el caso del Hombre de Hojalata pasó algo similar. Al estar hecho su maquillaje de polvo de aluminio, después de varios días de rodaje ya no podía respirar, por lo que estuvo hospitalizado varios meses. Además, se comenta que el disfraz del Hombre de Hojalata siguió provocando disturbios en el rodaje, ya que el vapor que salía del mismo asustaba al perro encargado de interpretar a Totó, que en realidad respondía al nombre de Terry y cada vez que veía al Hombre de Hojalata echando humo, salía disparado del plató.

   El año en que vio la luz "El Mago de Oz", 1939, fue especialmente prolífico en cuanto a grandes superproducciones se refiere. Así, dicho año se estrenaron también clásicos como: "Cumbres borrascosas" (William Wyler), "Caballero sin espada" (Frank Capra), "La diligencia" (John Ford) o la célebre "Lo que el viento se llevó" (codirigida también por el propio Victor Fleming), que ese año recibió 9 Oscars, incluido el de mejor Dirección (uno de ellos honorífico, concedido a William Cameron Menzies).


   La fotografía de esta película me ha parecido espectacular para la época en que fue rodada. Los escenarios están minuciosamente recreados y el contraste cromático entre las escenas de Kansas (en color sepia) y las coloridas del mundo de Oz, es digno de mención. Y qué decir de la interpretación de Judy Garland! A mi juicio, su mejor papel de siempre. Sólo una excelsa Vivien Leigh, con su magnífica interpretación como Scarlett O´Hara en "Lo que el viento se llevó", la apartó de la estatuilla dorada.

   El mensaje que se esconde tras esta gran historia es que el verdadero objetivo siempre fue el camino, y en él todos ellos han aprendido lo imprescindible para obtener lo que necesitaban. El Mago de Oz lo materializa en algo físico, pero la realidad es que en su interior ya existía y sólo debía hacerse realidad. 

   A veces resulta necesario emprender un camino por los ladrillos amarillos de la vida para darnos cuenta de quiénes somos verdaderamente. Es a través de situaciones límite donde aprendemos a conocernos mejor.

    Y que mejor que acabar esta reseña con la inolvidable "Over the Rainbow", tema principal de la película y versionado por multitud de artistas hasta la fecha.

   Y recordad, no lo olvidéis nunca: There's no place like home...



jueves, 10 de julio de 2014

MOONRISE KINGDOM: una mirada al eterno verano de la infancia


                                                     Título: "MOONRISE KINGDOM"
                                                     Comedia. Adolescencia
                                                     Año: 2012
                                                     Duración: 94´
                                                     Director: Wes Anderson
                                                     Intérpretes principales: Edward Norton
                                                                                          Bruce Willis
                                                                                          Bill Murray
                                                                                          Jared Gilman
                                                                                          Kara Hayward
                                                     B.S.O.: Alexandre Desplat


   La semana pasada, casi por casualidad, tuve la oportunidad de ver "Moonrise Kingdom", de Wes Anderson. Debo reconocer que desconocía el título por completo, lo que unido a que en la misma actuaba mi venerado Edward Norton y que el filme está dirigido por el poco convencional Wes Anderson, fueron razones de peso para adentrarme en esta hilarante aventura. 
   
   La historia nos sitúa en el año 1965, en una peculiar isla de Nueva Inglaterra llamada New Penzance. Un pequeño microuniverso, casi onírico, en el cuál todo girará en torno a los jóvenes Sam y Suzy. Sam Shakusky (Jared Gilman) es un joven huérfano que, como cada verano, se encuentra enrolado con los Scouts Khaki, en el Campamento Ivanhoe. Al frente del peculiar "batallón" está el maestro Scout Randy Ward (hábilmente interpretado por Edward Norton, en un papel muy apartado de los roles a los que nos tiene acostumbrado).
     
   Suzy (Kara Hayward) es una irreverente adolescente de 12 años, hija de dos abogados, Walt (Bill Murray) y Laura Bishop (Frances McDormand), que en la búsqueda de su lugar en el mundo decide fugarse de casa junto a Sam, con quien lleva tiempo planeando esta fuga.


   Esta sorpresiva evasión causa un enorme revuelo en el Campamento Ivanhoe, donde Ward tratará de movilizar al grupo scout para encontrar a su nada apreciado compañero de fatigas. En casa de los Bishop la noticia hará tambalear los cimientos de su ya de por sí inestable matrimonio. Para encontrar a su desdichada hija echarán mano del Agente Sharp (Bruce Willis), un hombre solitario, de pocas palabras y con quien la Sra. Bishop tiene un secreto affaire.

   Grandísimo reparto, como viene siendo habitual en las creaciones de Anderson: Edward Norton, Bill Murray, Bruce Willis, Harvey Keitel (interpretando al Comandante Pierce, de Fort Líbano) o Tilda Swinton (bordando su papel de responsable de Servicios sociales de la isla). Todo ello, narrado por el gran Bob Balaban, un secundario de lujo que ya tuvimos la suerte de disfrutar en títulos como "The Mexican" (2001), "Truman Capote" (2005) o las recientes "Aprendiz de gigoló" (2013), de John Turturro y "Monuments Men" (2014). 

   De entre todos los personajes me quedaría con la pareja que forman Bill Murray y Frances McDormand. Se ve una química natural entre ellos que destaca dentro de la poca complicidad de la que goza su matrimonio. Los diálogos son ácidos, frescos y recurrentes y nos harán reir a lo largo del filme. Ello es algo que debemos agradecer a Anderson, director apartado de todo convencionalismo y brillante guionista. Destacar dentro de sus obras más reconocibles hasta la fecha "Los Tenenbaums: una familia de genios" (2001), el extraño biopic sobre Jacques Cousteau "Life Aquatic" (2004), "Viaje a Darjeeling" (2007) o la muy reciente y antes citada "El gran Hotel Budapest" (2014), con un extenso y brillante reparto, dificilmente superable.


   Muy buena fotografía de la mano de Robert D. Yeoman. Se respira una atmósfera "retro" desde que comienza el filme y los tonos pastel son los que más predominan. Algo que no extraña, ya que es propio del cromatismo del cine francés que tanto gusta a Wes Anderson. Como apunte, indicar que la pelicula fue rodada integramente en Rhode Island (Estado de Nueva Inglaterra - EE.UU.)

   La B.S.O. corrió a cargo del experimentado Alexandre Desplat. A lo largo de los 94 minutos de metraje asistimos a un Desplat muy intimista, con una versatilidad que no vi antes en él, sabiendo recrear cada parte de la historia con la base instrumental requerida para ello. Así, tendremos la ocasión de descubrir notas de guitarra, banjo, violines o percusión de madera. Todo ello sazonado y medido al milímetro.

    "Moonrise Kingdom" tuvo una más que aceptable acogida, tanto entre la crítica como entre el público. Fue nominada en 2012 a los Oscar y los Bafta, en la categoría de mejor guión original y en los Globos de Oro, como mejor película de comedia, habiendo ganado, entre otros galardones, el Festival de Cannes (Sección oficial de largometrajes) y el Premio de la Asociación de Críticos de Chicago, en la categoría de mejor dirección artísitica.

   Una película que no te dejará indiferente, como todo lo que sale de la mente de Wes Anderson. Un recital de las excéntricas capacidades de este peculiar, pero genial director y guionista. Un guiño nostálgico a la infancia y a ese primer amor de verano.